Saltar al contenido

Dios intentó alertar a China sobre el coronavirus pero no lo oyeron

Dios se manifiesta de muchas maneras e intenta llamar nuestra atención, pero muchas veces nos negamos a escuchar.

Algunas veces nos habla a través de personas pero no queremos escuchar, es allí cuando las cosas pueden salirse de control.

Tal es el que ha de lo que sucedió recientemente en China y lo que sucede actualmente con “el coronavirus”.

En diciembre del año 2019, el doctor Li Wenliang, se dio cuenta que algo malo estaba por suceder, de inmediato intentó alertara la sociedad. Explicó a sus colegas que un virus mortal, parecido al SARS estaba por propagarse.

Dios intentó alertar a China sobre el coronavirus pero no lo oyeron

De inmediato la policía empezó a investigarlo por “propagar rumores” y le pidieron que  “dejara de hacer comentarios falsos”.

Lamentablemente Li murió a causa del COVID-19, lo que ha causado tristeza e indignación en la sociedad.

Li Shuying, su padre, ofreció una entrevista al portal web BBC, donde explicó “No creo que haya estado difundiendo rumores. ¿No se ha convertido esto en realidad ahora?, Mi hijo era maravilloso”.

Dios habló a China:

Por medio de Wenliang, Dios intentó avisar a las autoridades Chinas que estaba por venir, pero nadie lo escuchó, hicieron oídos sordos y el caos se desató.

Tras la muerte de este doctor la sociedad China se sintió enfadada y a través de las redes sociales empezaron a compartir mensajes en contra del gobierno.

Nunca antes el señor había sido tan claro, Li fue ignorado y así pasa a diario en nuestras vidas.

Cuando nos preguntamos por que nos suceden ciertas cosas, debemos hacer memoria y darnos cuenta en que momento Dios nos habló y no lo escuchamos.

Es necesario mantener los oídos abiertos a la voz del señor, tener claro lo que él quiere para nosotros y así seguir su camino.

Es importante recordar que Dios siempre nos acompaña y él es quien tiene el control de todas las situaciones. Déjalo actuar en tu vida.

Tal vez te puede interesar: Un monje predijo el coronavirus en 2013 en la Plaza San Pedro y nadie lo escuchó